Gracias a la tragedia

 

No tenía porqué pasar; no tenían porqué sufrir, morir, quedarse en la calle desprotegidos. Pero la vida se compone también de estos momentos oscuros, aunque no lo queramos. No debe suceder, pero sí, sucede; es inevitable el sufrimiento pero la señal positiva está también aquí. La luz brilla mucho más intensa que antes; la conciencia es plena y galopa a velocidad, nos devuelve la vida, nos abre los ojos. Gracias a ti, tragedia.

Gracias, porque le has devuelto identidad a mi pueblo, porque repintaste los colores de mi patria y provocaste que después de tanto tiempo los vea con auténtico cariño.

Gracias, porque me has abofeteado para que despierte y agradezca, por la vida, por la muerte, por las lágrimas y las sonrisas que son condicionantes para poder experimentar esta breve existencia que es regalada.

Gracias, porque tu catástrofe me ha despejado un camino hacia lo importante: la compasión y el amor al prójimo; porque al arrebatarle el valor a las cosas me has devuelto la capacidad de compartir, de regalar mis cosas y mi ser a otros.

Gracias, porque has sacado mis lágrimas acumuladas por tanto tiempo; porque me siento un humano de nuevo. Tu infamia ha llevado al límite a mi comprensión y mi fe, en tan pocos minutos; porque no distingues entre nadie y le abres paso a la muerte: niños, adultos, pobres, ricos, sabios, imbéciles, animales… tu brutal imparcialidad me hace entender que tras tus consecuencias no se pierden vidas, sino que se lastima una sola que es la de todos. Vida y muerte son dos caras de la misma moneda.

Gracias, tragedia. Me has hundido en el más profundo renacer, en la claridad que me da fuerza y esperanza, esas que tanto pedí antes de que llegaras. Llegas y llegarás de nuevo, como siempre disruptiva y severa.

Y entonces renaceré de nuevo, gracias a ti.

Acerca de Ricardo Espinosa Villarreal

El que crea que ya lo sabe todo en realidad no sabe nada, por eso siempre elijo aprender. Comparto lo que sé porque estoy seguro de que de eso se trata la vida.

Te puede interesar...

Que el estrés no te estrese

Ando estresado y eso me estresa mucho. ¿Cuántas cosas en nuestra vida cotidiana nos estresan? …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *