El pájaro madrugador – Fiar

La palabra fides en latín significa fe, lealtad. Si tengo fe en una persona es porque creo que me es fiel, significa que puedo confiar en ella, que puedo fiarme de ella. Si esa persona actúa de buena fe yo le puedo dar crédito, o sea que le puedo entregar dinero o un bien y confío en que me va a pagar en el momento oportuno. Dar crédito significa que creo que me va a pagar en el tiempo convenido. En los pueblos había una tienda general en la que los vecinos tenían crédito. Llegaba el cliente, compraba huevos, leche, pan, etc. y nada más le decía al tendero: ahí me los apunta don Miguel. Después, a la hora de pagar venían los problemas porque generalmente quedaba un saldo deudor “para la otra quincena” hasta que don Miguel se cansaba de andar cobrando y ponía un enorme letrero de “No Se Fía” y los clientes habituales se salían refunfuñando. El letrero en otras tiendas era una tanteada; decía “Hoy no se Fía, Mañana Sí”. Y como ese mañana nunca llegaba pues el resultado era el mismo. Uno más agresivo decía “El que Fía no Está. Fue a Partirle la Madre a Uno que le Debía”. Pero el que se lleva las palmas es el que encontré en una de esas pintorescas tiendas rurales. Decía “No te acuerdas más de hoy, si te doy / y aventuras lo que es mío si te fío / Al pagar pones mal gesto, si te presto./ Pues para librarme de esto / sin perjuicio del bolsillo/ yo estampó este letrerillo: / No doy ni fío ni presto.

Acerca de Ricardo Espinosa

Dicen que soy «especialista en el uso de la lengua», ¡pues no me ande espiando! Tengo más de 20 libros publicados sobre el buen uso del lenguaje, pero también escribo de lo que me dé la gana. Todos los días publico «El pájaro madrugador» en mi blog y redes sociales.

Te puede interesar...

El Pájaro Madrugador – Antonio Vivaldi

Antonio Vivaldi, violinista italiano, fue uno de los más grandes compositores del período barroco. Vivaldi …

2 Comentarios

  1. Mi abuelo, que siempre se dedicó al comercio, mientras pudo tuvo su tienda de abarrotes, no rural, pero sí pueblerina. Ahí el tenía un letrero con un texto que es variante del que mencionas Ricardo. Lo recuerdo bien: “Si fío, pierdo lo mío; si doy, a la ruina voy; si presto, al cobrar molesto y para evitar todo esto… Ni fío, ni doy ni presto”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *